rinoplastia

dibujo 1

¿Qué es una rinoplastia?

La rinoplastia es el tipo de intervención quirúrgica que tiene por objeto remodelar la forma de la nariz. Este procedimiento puede, entre otras cosas, aumentar o reducir el tamaño de su nariz, cambiar la forma de la punta o del dorso, cambiar el tamaño de los orificios nasales, etc. La nariz es importante en el aspecto de la cara y cumple funciones en la respiración nasal, en entibiar y humedecer el aire que respiramos. Una rinoplastia se realiza para respirar mejor, reparar un defecto congénito o postraumático o mejorar el aspecto externo. Una rinoplastia puede mejorar su apariencia y su autoestima, pero no necesariamente cambiará la apreciación que los demás tengan de usted. La septoplastia es la cirugía correctora de las desviaciones del tabique nasal, estructura ubicada en el interior de la nariz, en la línea media, para aliviar la dificultad respiratoria que dicha desviación puede producir. Se denomina turbinectomia o cauterización de cornetes nasales a la técnica quirúrgica que tiene como finalidad la disminución del tamaño de los cornetes para mejorar la respiración nasal. En el mismo acto quirúrgico se puede realizar la reconstrucción del tabique nasal, si esta desviado, para aliviar la dificultad respiratoria que dicha desviación puede

Riesgos

Una rinoplastia es un procedimiento quirúrgico seguro y con un alto índice de satisfacción si está realizado por un cirujano con experiencia. No obstante, siempre existe la posibilidad de resultados no deseados o complicaciones que, aunque raras y leves, pueden aparecer. De suma importancia es comunicar cualquier medicación que el paciente tome o haya tomado recientemente así como cualquier condición médica por banal que pueda resultar.

Los cuidados postoperatorios son igualmente importantes ya que en ocasiones, su incumplimiento puede conducir a pequeñas irregularidades, desviaciones u otras anomalías fácilmente evitables. Puede existir infección o sangrado mayor del habitual, puede existir una reacción anómala a la anestesia (1 de cada 12.000 casos) o pueden aparecer pequeñas venitas es la piel de la nariz que generalmente son transitorias. Gran parte de estos riesgos se pueden evitar siguiendo cuidadosamente los consejos pre y postoperatorios.

Debido a que la estructura básica de la nariz es rígida (hueso) y semirígida (cartílagos) podrían quedar pequeñas esquirlas óseas o cartilaginosas desprendidas que causen pequeños defectos de contorno una vez que la nariz se ha desinflamado. En función del defecto acaecido será necesario o no algún pequeño retoque. Una inflamación exagerada, particularmente en pacientes con piel gruesa, podría modificar el resultado final debido a que la desinflamación incompleta alterará los volúmenes finales.
Como norma general las heridas estarán por dentro de la nariz y no serán visibles en ningún momento. Solo si es necesario estrechar los orificios nasales o si se precisa emplear la técnica “abierta” quedarán cicatrices imperceptibles en la base de la nariz. No obstante cualquiera de estas cicatrices podría cursar con una maduración anómala que necesitase tratamientos adicionales.
 La aparición de una perforación del tabique nasal es raro y puede ocurrir cuando se opera este para corregir problemas respiratorios o cuando se necesita cartílago para injertar y se emplea el tabique como zona donante. Las perforaciones septales deben ser corregidas si producen alteraciones respiratorias significativas.

Es importante hacer notar que hay resultados que no se pueden obtener, son poco realistas o son perjudiciales para la funcionalidad de la nariz por lo que deberán ser discutidos a fondo con el paciente antes de operar.

rinoplastia

dibujo 2

La estructura básica de la nariz

La forma básica de la nariz está producida por la presencia de los huesos nasales. ( dibujo 1), los cartílagos triangulares superiores (los dos juntos dan la forma al dorso nasal) y los cartílagos alares o inferiores (dibujo 2) (que son los que dan forma, tamaño y proyección a la punta). La modificación selectiva de estas estructuras cambiará la forma de la nariz. La piel y musculatura que la cubre es especialmente importante para el resultado final. Las pieles finas “transparentan” cualquier irregularidad. Las pieles gruesas impiden cualquier tipo de refinamiento y acumulan más inflamación.

Preparando la cirugía.

Una rinoplastia es un procedimiento altamente individualizado por que cada nariz tiene una estructura diferente y por que pertenece a una cara con unos rasgos únicos. Esto quiere decir que existe una gran variabilidad entre las personas en cuanto a la forma y volúmenes de la cara, la forma y la estructura de la nariz, el tipo de piel, problemas respiratorios añadidos, etc. Como consecuencia cada paciente tiene unas necesidades y por tanto un tipo de cirugía distinto. Tenga en cuenta que el tamaño y localización de los pómulos, el mentón o la mandíbula determinan siempre el “tamaño” aparente y la forma de la nariz por lo que en ocasiones el paciente se beneficiará de algún tipo de perfiloplastia, ejemplo colocar un implante de mentón, que mejorará el resultado global. Es importante detectar cualquier defecto de función respiratoria que pueda ser corregido simultáneamente.

"Las cirugías son como viajes, planifíquelas 
bien, con tiempo y tendrá un viaje agradable"